lunes, enero 14, 2008

Chicas y videojuegos.

Decía Tony Soprano que no hay forma de conversación más baja que la que versa sobre nostalgia. Estoy de acuerdo en parte, sobre todo cuando se trata de una nostalgia autoinducida, de replicante, y que cada vez es más coñazo de llevar: ¿alguien soporta a estas alturas que le digan que los Goonies marcó su vida? No dudo que no haya gente que sea honesta consigo misma al afirmarlo, pero la cultura popular se ha convertido en un paraguas para el forwardeo bastante irritante, por momentos… Pero ése es otro tema. Me interesa la nostalgia real, o mejor aún, la nostalgia EN TIEMPO REAL. En mi opinión, el triunfo definitivo de la locura sobre los sentimientos. Se produce en esos momentos que inmediatamente reconoces como irrepetibles, cuando tu cabeza viaja en el tiempo, y recuerda con cariño algo que ESTÁ SUCEDIENDO EN ESE MISMO INSTANTE. Ése amanecer industrial. Ése roce accidental de manos. Maravilloso y cierto.

Pues eso mismo me sucedió el sábado. Tras la imperativa (forever agradecida) insistencia de Nacho Vigalondo, y de la mano de Eugenio Mira, sidekick vital e improbable copiloto, me acabé el PORTAL de una sentada. Y golpeó muy profundo.

Through the looking glass.

A primera vista, un pequeño videojuego de complemento para el grandioso HALF LIFE 2. Pero no hay nada pequeño cerca de Valve, la compañía creadora. Una idea sencilla y revolucionaria, un dispositivo portátil creador de portales teletransportadores, que cambia tu percepción de los entornos 3D para siempre, y con el que debes resolver puzzles clásicos como un ratón en un laberinto. Hasta que todo se tuerce, por supuesto.

No voy a destriparlo, quien lo ha jugado sabe de lo que estoy hablando. Pero es que, ¿cómo puedes agradecer lo suficiente a los creadores de un juego así que no se quedaran sólo en éso (como si fuese poco)? ¿Que siguieran tirando de la cuerda de ese modo? ¿Que echaras de menos esos laberintos dejados atrás, esas líneas de diálogo, esa iconografía? ¿Esa canción final? Que sintieras NOSTALGIA INMEDIATA de un videojuego.

Por lo que a mí respecta, PORTAL ha encontrado un lugar en mi corazón, junto al MONKEY ISLAND o HIJOS DE LOS HOMBRES.

Siempre hay sitio en el corazón para la sonrisa de una chica muy guapa.

3 Comments:

Blogger :rafa said...

Tío, cómo no te van a gustar los Goonies???

7:13 p. m.  
Blogger monoimitamonos said...

aujour d'hui on jouons au le tetô!

yip yip kiay!

12:08 a. m.  
Anonymous balaguera said...

Todo lo que se pueda decir se queda corto para Portal.

La nostalgia es un arma de doble filo, directamente vinculada a la autodesinformación; que convierte menudencias en experiencias vitales, y ningunea los errores. Porque en ningún momento hay autocrítica en la nostalgia.
Pero es lo que hay.

Un saludo. Buen blog.

1:43 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home